NewZion

No está muerto, anda de parranda.

Posts Tagged ‘articulo

Excusas para que las ideas no sucedan (parte 2)

leave a comment »

Dicen que las tres adicciones mas perjudiciales son: la heroína, los carbohidratos y un salario mensual.

En muchas actividades profesionales y personales la actitud emprendedora es una herramienta fundamental que con el tiempo se ve afectada con la rutina y otros vicios, empezamos a caer en un círculo vicioso en el cual nos es casi imposible convertir una buena idea en algo real.

El siguiente texto es la segunda parte (primera parte aquí) de un extracto libremente traducido del artículo: “99 Excuses for NOT making ideas happen” escrito por el equipo de Behance y que se puede leer el original aquí. En él se resumen los pretextos mas comunes que usamos para ahogar la ideas:

No es lo suficientemente original. La originalidad es inmaterial; nada es original. Roba de cualquier sitio que te de inspiración o que alimente tu imaginación, selecciona sólo las cosas que realmente te inciten a robarlas, así tu trabajo (y tu robo) será auténtico, la autenticidad es invaluable, la originalidad no existe. Al final, no es de donde tomas las cosas, es a dónde las llevas.

Tengo miedo a la competencia. El que alguien mas esté haciendo algo similar no es razón para rendirse, mas bien es una razón para emocionarte mas; la competencia valida tu idea al crear una categoría.

Tengo mis expectativas muy altas sólo de pensarlo. Es fácil llegar alto en la concepción de la ejecución de una idea, fantasear en lo maravilloso que puede llegar a ser, acumular tantas cosas en la cabeza que al momento de ejecutarla realmente, empieza a resultar poco atractiva. Eso es un “crack” para el cerebro, una adicción muy peligrosa que debes evitar.

No es un buen momento para hacerlo. En ocasiones esta excusa tiene el mérito de ser realmente válida, cuando determinados recursos o condiciones necesarias no existen, pero, ¿cómo identificar esto? Puedes poner en práctica tu idea a pequeña escala, así te darás cuenta de los motivos por los cuales puede fracasar, esto le va dando forma a tu idea en tu mente y te permite identificar el momento perfecto para retomarla.

Tengo que planearlo todo primero. Los seres humanos somos muy malos para predecir qué ideas van a ser un éxito; así, casi todos los avances e innovaciones importantes han sido precedidas de una serie de ejecuciones fallidas y equivocadas. Entonces, pasa mas tiempo haciendo y menos tiempo planificando.

La producción está tomando demasiado tiempo. Nadie dijo que la ejecución creativa fuera fácil o glamourosa. Hay autores que tardan 5 años antes de terminar de escribir una novela Best Seller o inventores que construyen más de 5000 prototipos antes de encontrar el diseño adecuado, y la lista sigue. Debemos aprender a disfrutar el proceso de ejecución, no sólo el producto final.

La idea no está todavía lo suficientemente pulida. Charles Darwin pasó 20 años desarrollando su Teoría de la Selección Natural y planeaba eventualmente publicar su investigación en varios tomos. Pero en 1850 recibió una carta del naturalista Alfred Russel Wallace resumiendo la teoría que a él le habia llevado décadas cultivar. Darwind desechó sus planes y rápidamente publicó su ahora famoso abstracto “El origen de la especies”. Sin Wallace pisándole los talones, ¿cuanto tiempo habría pasado Darwin perfeccionando su teoria? A veces es mejor poner en marcha un proyecto antes de que esté perfecto.

Necesito hacer estudio de mercado. Su pensamos en inventos y descubrimientos trascendentales, como la bombilla eléctrica, la estructura del ADN, el aeroplano, estos nunca fueron apoyados por las masas en su tiempo. Ser visionario implica poder ver lo que los demás no pueden ver.

Tengo que pagar las cuentas. Yendo con el status quo tendemos a dar prioridad a cosas como la riqueza y al estabilidad y una vez que la tenemos es muy difícil imaginar la vida sin ellas.  ¿Pero si todo esto lo obtienes a expensas de no llevar a cabo tus grandes ideas? “Pagar las cuentas” no necesariamente te darán un patrimonio ni un legado.

Excusas para que las ideas no sucedan (parte 1)

with one comment

Dicen que si no vas a hacer algo, cualquier pretexto es bueno.

En muchas actividades profesionales y personales la actitud emprendedora es una herramienta fundamental que con el tiempo se ve afectada con la rutina y otros vicios, empezamos a caer en un círculo vicioso en el cual nos es casi imposible convertir una buena idea en algo real.

El siguiente texto es la primera parte de un extracto libremente traducido del artículo: “99 Excuses for NOT making ideas happen” escrito por el equipo de Behance y que se puede leer el original aquí. En él se resumen los pretextos mas comunes que usamos para ahogar la ideas:

No tengo suficiente tiempo. El tiempo extra así como el dinero muy raramente se materializan de la nada, debemos trabajar para ello.  Si encontrar tiempo creativo es un problema para ti, considera ser mas proactivo en ello y considerarlo una de tus prioridades.

Tengo miedo al fracaso. Si realmente no esforzamos en algo son mas probables los fracasos que los éxitos; pero así es como ganamos experiencia, como aprendemos, como crecemos profesionalmente. El mayor fracaso es nunca arriesgarse a fracasar.

No estoy inspirado. La inspiración proviene de la acción, no al revés. La idea de la motivación es una trampa, olvida la motivación, solo hazlo. Un ejemplo:  haz ejercicio, pierde peso, checa tus niveles de glucosa y demás, has todo eso sin motivación y entonces, ¿adivina que?, despues de que empiezas a hacer las cosas es cuando la motivación llega y hace mas fácil seguir haciéndolas.

Necesito encontrar equilibrio entre mi trabajo y mi vida personal. Vivir una vida plena y equilibrada es una maravillosa meta, pero, ¿eso significa que vas a trabajar menos para tener mas tiempo libre en casa, o que con hacer un  buen trabajo ya te sientas satisfecho? ¿Por que no hacer cada vez mejor tu trabajo a la par de tener cada vez mayores ambiciones?. Finalmente, la gente equilibrada nunca cambia al mundo.

No puedo superar la inercia. Ponerse en marcha puede ser duro; una vez que te quedas quieto y entras en tu zona de confort, lo mas fácil es permanecer ahí. Uno de los errores mas comunes cuando iniciamos un nuevo proyecto es establecer metas muy elevadas estando en un punto de reposo llevados por las ideas de fama y éxito en la cabeza, de esta forma es muy fácil no cumplir las metas y que el desaliento nos haga desistir pronto. Podemos en su lugar, crear sinergia e impulso al lograr metas definidas y alcanzables en el corto plazo y seguir trabajando desde allí con metas mayores.

Artículo: La inmerecida fama de los “hackers” (Javier Pedreira)

leave a comment »

Artículo publicado el el diario español La Voz de Galicia en el cual se hace una retrospectiva del verdadero origen de los hackers y del propio termino en si, a diferencia de la creencia popular que llama hackers a los crackers.

wicho2008

A pesar de que el término se asocia con la piratería informática, el grupo nació en el MIT a principios de los sesenta intentando optimizar un primitivo ordenador.

Lo habitual es llamar hackers a los piratas informáticos, pero es un uso incorrecto de ese término. En realidad, un hacker es una persona que disfruta aprendiendo todo lo posible de un sistema para sacarle el máximo partido posible. Según el Diccionario del Hacker , de Eric S. Raymond, un hacker es la «persona que disfruta con la exploración de los detalles de los sistemas programables y cómo aprovechar sus posibilidades, al contrario que la mayoría de los usuarios, que prefieren aprender solo lo imprescindible».

Así, es más que probable que un hacker sea capaz de explotar cualquier agujero de seguridad para colarse en un ordenador o en una red, pero, según reza la ética del hacker , nunca causará daños en este ni lo hará para beneficio propio.

El término adecuado para los piratas informáticos es el de cracker , que es quien busca la forma de poder introducirse en ordenadores o redes ajenas con el objeto de llevarse información, modificarla o manipularla en beneficio propio.

Pero a principios de los noventa se llevaron a cabo varias detenciones de crackers, que se presentaron a sí mismos como hackers a las autoridades y los medios de comunicación. Los primeros usuarios de ordenadores en adoptar el nombre de hackers fueron unos estudiantes del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Eran miembros de el Subcomité de Señales y Energía del Tech Model Railroad Club(Club de Modelos de Trenes), una de las fraternidades del Instituto. En la fraternidad convivían dos grupos. Unos se encargaban de construir los modelos de los trenes, edificios y paisajes que formaban la parte visible de la instalación. Otros, el subcomité, tenían a su cargo el diseño, mantenimiento y mejora de El Sistema, que era el nombre que le daban a lo que quedaba bajo los tableros y hacía funcionar los trenes y que permitía controlarlos, en cuya mejora estaban trabajando continuamente los «ingenieros» del club.

El Sistema
Los miembros del Subcomité de Señales y Energía no se limitaban además a trabajar en El Sistema, sino que no era extraño encontrarlos a altas horas de la madrugada recorriendo edificios y túneles de servicio intentando averiguar cómo funcionaba el complejo sistema telefónico del MIT, sistema que llegaron a conocer mejor que quienes lo habían instalado, o abriendo puertas tras las que oían algún sonido intrigante para ver qué era lo que lo producía, y si no había nadie que lo impidiera, ponerse a tocar la máquina en cuestión intentando ver qué hacía y cómo funcionaba, así que cuando un día descubrieron el ordenador IBM 704 que había instalado en el edificio 26 pronto se las apañaron para conseguir acceso a él.

Pero no era el tipo de ordenador que les pudiera gustar mucho, pues aún pertenecía a la generación que se programaba mediante tarjetas perforadas que había que entregar a unos técnicos que a su vez las introducían en el ordenador para ser procesadas.

Así que cuando en el curo 1959-1960 se les ofreció acceso a un ordenador denominado TX-0 que disponía de un teclado en el que el propio usuario tecleaba sus programas, que quedaban codificados en una cinta perforada que luego se introducía en el ordenador, fue un amor a primera vista.

Tixo, que era como llamaban a esa máquina, solo tenía el equivalente a 9 KB de memoria, y era fundamental optimizar al máximo los programas, por lo que una de las obsesiones de los que se consideraban hábiles era hacerlos tan pequeños como fuera posible. A estos apaños ingeniosos les llamaban hacks y de ahí lo de que ellos fueran hackers. Pero curiosamente ningún hacker se describiría a sí mismo como tal; es una distinción que se gana por méritos ante los demás y son estos los únicos que pueden otorgarla.

La Voz de Galicia

Microsiervos

Written by romel eliseo

octubre 14, 2009 at 10:25 am

Nestlé y el chocolate hecho por esclavos

leave a comment »

cocoa

El día de hoy, en Kurioso nos presentan un artículo muy interesante de un espinoso tema de ya varios años, la esclavitud de niños en plantaciones de cacao en África.

África provee a las multinacionales, de las cuales la principal es Nestlé más de la mitad del cacao con el que producen los chocolates y alimentos derivados que consumimos, aunque esta situación no es nueva, tiene casi medio siglo, de cara a la modernidad empresarial y a los supuestos valores de las empresas alimentarias, esto resulta claramente escandaloso, y se ve lejos de alcanzar una solución, mientras cientos de miles de niños siguen siendo explotados para que podamos consumir chocolate de buena marca.

Ver artículo en Kurioso

Written by romel eliseo

septiembre 10, 2009 at 10:06 am

Artículo: La capacidad de autocorrección de la Wikipedia (Álvaro Ibáñez)

leave a comment »

Artículo escrito por Álvaro Ibáñez, de Microsiervos, para la revista La Linterna del Traductor de la Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes, en el cual hace un análisis del desarrolo de la Wikipedia y de suscacteríticas que la han llevado a ser uno de los sitios más referenciados y la mayor enciclopedia en internet.

alvy-by-nines

Wikipedia, la popular enciclopedia libre de Internet que contiene millones de artículos en cientos de idiomas, ha conseguido desarrollar con el tiempo, mediante una combinación de factores técnicos y humanos, una peculiar capacidad «autocurativa» que protege sus contenidos de vandalismos y manipulaciones malintencionadas.

Suele decirse de Wikipedia, al igual que de la propia Web, que si a un grupo de expertos le hubieran planteado hace décadas crear tan vasto repositorio de información en unos pocos años, incluso con un presupuesto teóricamente ilimitado, lo hubiera dado por imposible.  En cambio, una buena base técnica, la idea del «contenido generado por los usuarios» y la colaboración altruista de voluntarios hicieron posible lo que parecía inalcanzable: un lugar que en la actualidad cuenta con más de doce millones de artículos, en más de 200 idiomas. Puesta en marcha a principio de 2001 por Jimmy Wales y Larry Sanger, la Wikipedia sólo tardó cinco años en alcanzar el nivel de exactitud y calidad de la Encyclopaedia Britannica, como indicó un estudio realizado por expertos publicado en la revista científica Nature.

El concepto básico de la Wikipedia –y de los sitios denominados wikisen general– es que cualquier usuario puede participar y cambiar el contenido de las páginas que está leyendo. Lo puede hacer creando una cuenta de usuario, pero también se aceptan las participaciones «anónimas», algo que dota de cierta agilidad al sistema, aunque también acarrea ciertos problemas. La enciclopedia se publica además con una «licencia libre» que anima a la gente a copiar y reutilizar sus contenidos en otros sitios, con total libertad. Esto hace que los voluntarios que participan consideren útiles sus aportaciones para la creación de un bien común y accesible para todos.

En un día típico de la Wikipedia muchas personas leen alguno de sus millones de artículos: si ven una errata pueden corregirla rápidamente; si ven un error de concepto o tienen algún dato que convenga añadir, editan la página y la corrigen o amplían. Si descubren que un tema interesante todavía no existe, pueden comenzar un nuevo artículo que poco a poco se irá ampliando con ayuda del resto de la comunidad.

Se podría dudar de que esta forma de «caos organizado» fuera realmente funcional, pero el hecho es que el resultado tras algunos años ha sido excelente y está a la vista de cualquiera: Wikipedia es uno de los sitios más admirados por la comunidad de Internet y sus artículos figuran entre los más enlazados desde otras páginas de la Red. Se distribuye en versiones «móviles», en CD-ROM y DVD e incluso existen algunas ediciones en papel.

>> Leer el resto del artículo en microsiervos.com

La Linterna del Traductor, Julio 2009 [PDF, 5 MB]

Artículo: ¿Qué es el DRM y por qué importa en el mundo de los contenidos? (Javier Pedreira)

with one comment

Artículo publicado el el diario español La Informacíon en el cual se expone el uso de los sistemas de gestion de derechos digitales o DRM así como su evolución y las razones de su eventual desuso .

wicho2008

El objetivo de estos sistemas es controlar lo que se puede hacer con los contenidos digitales.

La industria de los contenidos audiovisuales siempre ha estado preocupada por el hecho de que se realicen copias de sus productos, y aunque muchos quizás no lo recordemos ya las películas en vídeo venían con un sistema de protección para intentar evitar su copiado -aunque en realidad simplemente o dificultaba-, y durante mucho tiempo hubo campañas en marcha que decían que las grabaciones domésticas estaban matando a la música y que además era ilegal.

De todos modos, mientras los formatos fueron analógicos -las ya citadas cintas de vídeo, los LP de vinilo, las cintas de casette- el tema de las copias tampoco era gravísimo porque la calidad de estas iba degenerando rápidamente de generación en generación, con lo que una copia de una copia de una copia de un vídeo era ya prácticamente inútil.

Pero el cambio a un mundo y un entorno tecnológicos en los que priman los formatos en contenido digital cambiaría las reglas del juego radicalmente, aunque al principio la industria no supo verlo.

De hecho, el primer formato digital en hacerse realmente popular, el CD de audio, no incorpora ningún mecanismo contra copia por el sencillo hecho de que cuando salió al mercado no había nada que pudiera permitir a un particular realizar una copia de CD a CD, e incluso cuando salieron las primeras grabadoras de CD «domésticas» su precio no bajaba de las 500.000 pesetas de la época, unos 3.000 euros, con lo que tampoco estaban al alcance de todo el mundo ni mucho menos.

Claro que la tecnología nunca se está quieta y en relativamente poco tiempo estas grabadoras bajaron espectacularmente de precio, hasta el punto de que se convirtieron en algo que venía incorporado en cualquier ordenador, con lo que cualquiera puede hacerse ya desde hace unos años una copia perfecta de un CD, y además las copias de las copias no perdían calidad alguna.

Para intentar evitar esto la industria empezó a buscar formas de añadirle a los CD sistemas para evitar la copia de los contenidos, sistemas conocidos como sistemas de gestión de derechos digitales, o DRM, y que ya están incorporados desde el principio a formatos más modernos como el DVD o el Blu-ray.

En el caso de los CD ninguno llegó a funcionar realmente bien, porque eran apaños metidos a calzador en un estándar que no estaba pensado para ello, con lo que Phillips, uno de los desarrolladores del formato, incluso llegó a prohibir el uso del logotipo de CD-Audio en los discos que incorporaran sistemas DRM.

En el caso del DVD o del Blu-ray, aunque no supusieron problemas técnicos porque como decíamos desde el principio están pensados para incorporarlos, el problema es que tanto uno como otro terminaron por ser reventados, lo que de nuevo permite hacer duplicados perfectos de esos soportes.

En cualquier caso, evitar las copias físicas es cada vez menos relevante porque cada vez más contenidos se mueven por Internet en lugar de en soporte físico, aunque como es de suponer a estos contenidos digitales también se les pueden aplicar sistemas DRM.

La idea con estos sistemas es de nuevo evitar que se hagan copias y usos no autorizados de ellos, con lo que a lo mejor una canción adquirida en alguna tienda de las que las venden en Internet sólo se puede reproducir en el ordenador desde el que se compró o en el reproductor de música específico para el que se descargó, o cualquier otra limitación similar.

De todos modos, iniciativas como la de Amazon de vender música sin sistemas DRM, opción también disponible en la iTunes Store, están demostrando que el público, si se le ponen fáciles las cosas, está dispuesto a comprar.

Mi opinión es que con el tiempo la industria abandonará este tipo de sistemas, tanto porque suponen un gasto inútil, pues todos acaban por ser reventados, a menudo a los pocos días de estar en el mercado, como porque por lo general la industria se pasa por exceso en las limitaciones que impone a lo que se puede hacer con los archivos que incorporan DRM, con lo que al final molestan a los clientes dispuestos a comprar mientras que no son ningún obstáculo para aquellas personas decididas a hacerse con una copia del archivo sin ningún tipo de restricciones.

La Información.com

 

¿Podemos fiarnos de la Wikipedia?

with 3 comments

Publicado en La Voz de Galicia 16 de noviembre de 2008
Por Javier Pedreira,  “Wicho”, de Microsiervos

La enorme cantidad de información hace que a veces sea complicado
separar el grano de la paja en la World Wide Web

wicho2008El fin de semana pasado, un juez de un tribunal de la ciudad alemana de Lübeck ordenaba el cierre de la versión alemana de la Wikipedia a instancias de una denuncia del diputado Lutz Heilmann, quien consideraba que ciertas afirmaciones que se hacían sobre él no solo eran falsas, sino que podrían llegar a motivar una investigación judicial y la pérdida de su inmunidad parlamentaria. En un primer análisis, esto no hace sino corroborar lo lejos que están todavía muchos políticos y jueces de lo que es Internet.

Por un lado, Heilmann podría haber corregido él mismo esas informaciones erróneas, ya que precisamente una de las grandezas de la Wikipedia es que son los propios usuarios los que la editan. O, de no saber o no poder, seguro que podría haber encontrado a alguien en su entorno que lo hiciera. En último caso, un correo electrónico a los administradores seguro que habría arreglado las cosas.

Por otro lado, no puedo decir que el juez se extralimitara porque seguro que está dentro de sus atribuciones el cerrar el acceso a una web, pero me parece una reacción absolutamente exagerada. ¿Cuántas webs habría sino que cerrar cada día solo ateniéndonos al hecho de que tuvieran alguna información errónea, ya fuera de forma intencionada o no?

Como era de suponer, el director de la versión alemana de la Wikipedia, Sebastian Moleski, ordenó inmediatamente la retirada de todas las informaciones referidas a Heilmann «que no estaban demostradas», y el acceso a la Wikipedia alemana quedó expedito de nuevo en cuanto el diputado retiró la denuncia, aunque no queda muy claro si lo hizo en cuanto fueron corregidas las informaciones o en cuanto se dio cuenta de lo que había hecho el juez.

En cualquier caso, Heilmann, por lo visto, pidió disculpas en su blog por haber provocado este cierre, blog que en realidad debe escribirle alguien porque personalmente me parece inconcebible que alguien que escribe un blog pueda haber actuado así.

Todo este asunto, de todos modos, trae a colación el tema de cuánto puede fiarse uno de la información que se encuentra en Internet, y desde luego la Wikipedia suele ser mencionada casi siempre cuando se habla de esto.

Es perfectamente comprensible que alguien pueda pensar que un sitio en el que cualquiera puede editar su contenido pueda estar plagado de errores, pero, de hecho, distintos estudios realizados comparando el número de errores de la Wikipedia y otros formatos más tradicionales, como por ejemplo la Encyclopedia Britannica, han llegado a la conclusión de que la primera es tan buena o mejor que la segunda en ese sentido, pero con la enorme ventaja de que si se detecta un error en la Wikipedia, este puede ser corregido de inmediato, lo que es imposible con sus congéneres de papel, por muchos suplementos con información nueva o correcciones que saquen.

Incluso pruebas realizadas en las que se introducían errores a propósito en la Wikipedia solo sirvieron para comprobar cómo estos eran detectados y corregidos rápidamente.

Además, en las páginas de esta queda registrada la historia de los cambios que se le han hecho a cada una, con lo que siempre es posible repasar su historial y ver qué versiones ha tenido a lo largo del tiempo y qué cambios se le han hecho.

Sentido común
Otro cantar es el resto de la web, en el que sitios como el de la NASA comparten el mismo espacio y compiten por la atención de los usuarios con las webs montadas por aquellos que, por ejemplo, están convencidos de que el hombre nunca llegó a la Luna y que todo es un montaje.

Aquí cabe aplicar el sentido común, igual que debería hacer uno con cualquier medio o fuente de información tradicional, y, si hace tiempo que no vale decir aquello de que «lo vi en la tele» para garantizar la veracidad de una información, tampoco debería valer decir «lo vi en Internet».

Además, a la hora de leer algo en Internet es extremadamente sencillo contrastarlo con otras fuentes, que están a solo un clic de distancia o a una consulta en el buscador favorito de cada uno.

También es muy útil acudir a la red de contactos que va estableciendo uno en Internet para recibir recomendaciones, o usar sitios en los que los usuarios hacen un filtrado colectivo de noticias como por ejemplo Chuza, aunque a menudo en estos lo popular y lo relevante no coinciden y cualquier noticia ilustrada con una foto en la que salga un generoso escote tiene muchas posibilidades de ser más votada que una acerca del último premio Nobel, por ejemplo.

Finalmente, de cara a enfrentarse a todo esto, el Center for Media Literacy de Estados Unidos recomienda hacerse cinco preguntas, aunque bajo mi punto de vista son aplicables a cualquier medio y fuente de información:

¿Quién creó el mensaje?

¿Qué técnicas está usando para atraer mi atención?

¿Se puede interpretar bajo otro punto de vista?

¿Qué valores o puntos de vista aparecen o faltan?

¿Qué me quieren contar?

Y es que siempre es aconsejable mantener una razonable dosis de escepticismo.

Written by romel eliseo

noviembre 28, 2008 at 9:29 pm